¿Qué es la Tanatología?

¿Qué es la Tanatología?

La Tanatología

La tanatología puede definirse etimológicamente como “la ciencia encargada de encontrar sentido al proceso de muerte”. La doctora Elizabeth Kubler Ross se dio cuenta de los fenómenos psicológicos que experimentan los enfermos en fase terminal durante el proceso de muerte. Comprendió la forma de atención a los moribundos; por ello es considerada la fundadora de esta nueva ciencia. Su legado consiste en hacer sentir a los agonizantes como miembros útiles y valiosos de la sociedad, cuyo lema es “ayudarlos a vivir gratamente, sin dolor y respetando sus exigencias éticas”.

La consejería en Tanatología

Es una labor que consiste en recorrer el trayecto con el enfermo, marchar a su al ritmo y en el sentido elegido, así como escucharlo, darle la mano y contestar sus preguntas; estar realmente con él, lo cual tiene una suprema importancia en el proceso del bien morir, respetando su dignidad como ser humano hasta el último aliento. Sin embargo, ésta no es tarea fácil, pues exige gran responsabilidad, disponibilidad, sensibilidad, empatía y conocimientos de psicología en dicha área.

La consejería tanatolôgica ayuda tanto al paciente como a su familia a que replantee, reformule y acepten sus conceptos y creencias personales, de modo que se le permita, mientras esté en conciencia que sea el enfermo el único que tome las decisiones respecto a su vida y estas sean respetadas.

Durante el curso de una enfermedad terminal, el enfermo enfrenta muchas pérdidas, en algunas de las cuales participa su familia, estas pérdidas pueden ser físicas y psicológicas y van acompañadas de cambios difíciles de aceptar para ambas partes. El enfermo lamenta lo que esperaba y ya no verá, dejar a su familia y no haber logrado objetivos. La familia confronta con la idea de la vida sin el ser amado.

Lo recomendable es no ocultar al paciente la gravedad de su padecimiento, pues él percibe la incongruencia de lo que se dice, el deterioro de su salud física y se percata de las señales no verbales que muestran la angustia de su familia y la gente que le rodea. En esos momentos, lo que necesita es el amor incondicional, la aceptación y el permitirle la expresión de todas las emociones, sea dolor, miedo, algún pendiente, tener la oportunidad de hablar de sus temores ante la muerte.

 

La muerte es compañera de la vida, llega cuando menos se le espera y nos recuerda nuestra propia fragilidad. Es como la noche que sigue a un día de sol; como la novia distante pero siempre presente. Es como el agua que desemboca en un río, pero que sabe que su cauce es el mar…

LIC. CLAUDIA MUÑOZ

Psicoterapeuta y Tanatologa.