En mi corazón yo acepto mi ser perfecto. Yo acepto la alegría que he anhelado ya se halla en mi vida. Yo acepto el amor por el yo he orado ya se halla dentro mío.

Yo acepto que la paz que he pedido, ya es mi realidad. Yo acepto que la abundancia que he buscado ya llena mi vida.

En verdad, acepto mi ser perfecto.

Yo asumo la responsabilidad de mis propias creaciones y todas las cosas que se hallan dentro de mi vida.

Yo reconozco el poder del Espíritu que se halla dentro mío y sé que todas las cosas son como tienen que ser.

En mi sabiduría acepto mi ser perfecto.

Mis lecciones han sido elegidas cuidadosamente por mi ser y ahora a través de ella en plena experiencia.

Mi sendero me lleva por un viaje sagrado con un propósito divino.

Mis experiencias se convierten en cada parte de todo lo que es.

En mi conocimiento, acepto mi ser perfecto.

Recibo a mi verdadero amor que viene para quedarse en mi vida.

Sé que soy un ser de luz, ya estoy preparada para recibir mis deseos de amor.

Sé que todos mis deseos han sido cumplidos.

 En amor a mí misma acepto mi ser perfecto.

No me lleno a mí misma de juicios y cargas innecesarias. Dios es la fuente de todo amor.

Acepto que mi pasado todo fue dado en amor.

Acepto que en este momento me llega el amor. Acepto que en mii futuro todo resulta un amor más grande. Dios es mi fuente de puro amor.

En mi ser acepto mi perfección . . .

Así sea, Así es, Así será.