Deja de re-clamar significa clamar al Universo que te mande más de lo mismo, de lo que tú estás odiando atraer a tu vida.

Usa tu poder mental, emocional y espiritual de manera favorable a tu objetivo y empieza a agradecer a diario todo lo bueno que tienes en tu vida.

Porque la palabra agradecer significa: hacer que la gracia baje.

Es decir, cuando tu expresas gratitud tu presencia se convierte en un imán que sólo atrae cosas buenas.

Cuando agradeces, “creas” eso que estás agradeciendo, porque ya das por sentado que aquello que sucedió y el Universo recoge tu instrucción y te obedece.

Ser gratos, tener agradecimiento, es sinónimo de humildad y de reconocimiento no sólo a otros seres, sino a la vida misma.

Hay que intercambiar queja por gratitud. Trata de no hablar negativo de ninguna persona. Intenta pasar 24 horas sin quejarte.

No hables nada negativo sobre el mundo, ni sobre nadie, sobre todo ni de ti mismo. Evita convertirte en una persona adicta a quejarse.

Verás los grandes cambios que se generan en tu vida.

Solemos estar preocupados por lo que nos falta, por lo que no tenemos y así se nos olvida agradecer todo lo bueno que ya existe en nuestras vidas; lo afortunados que somos aquí y ahora.

La energía que pones en el mundo es la misma que regresa para ti.

Piensa en ti como una antena enviando una señal y todo lo que piensas, hables y sientes viene de regreso a ti; ¿qué quieres para tu vida? Empieza a crearlo hoy.

Reconoce tus bendiciones y haz de tu vida un verdadero himno de gratitud. Cuanto más se agradece, más cosas buenas pasan.

Lee esto hasta enganchar en tu mente:

¡Lo creo, lo siento!

Lo que siento, Yo lo vibro;

Yo lo estoy atrayendo…

Comparto y agradezco …